PRINCIPAL
PROCLAMA DE FERNANDO VII AL TRONO EN 1814
Ignacio Ruiz Velasco Bengoa

 

En España, es aun costumbre y desde siglos atrás, acuñar medallas conmemorativas alusivas a la coronación del príncipe al convertirse en rey.

A estas medallas se les denomina con el nombre de Proclama o Jura. Su meta es difundir la imagen del nuevo monarca y al mismo tiempo la exaltación al trono. Hace doscientos años, era una manera de manifestarle lealtad públicamente al nuevo soberano. También eran a la vez, una herramienta de propaganda. (1)

Un ejemplo de Proclama es la del Rey Fernando VII de España, también llamado “El Deseado”.

Las juras se hacían en diferentes metales dependiendo para quienes fueran a ser presentadas, se utilizaban las de oro para repartir entre la realeza y dignatarios. Los demás metales menores eran para repartirse entre las restantes jerarquías. Están catalogadas en plata, bronce, y cobre.

Existen dos fechas de ascensión al trono de Fernando VII. La primera en 1808, un obscuro capítulo en la historia de España. Napoleón Bonaparte, tiene secuestrado a Fernando VII para obligar a su padre Carlos IV a abdicar a su favor mientras era su prisionero en Francia. De este modo se hizo la entronización de José Bonaparte en España hasta que en 1814 se hizo la Restauración Absolutista. En donde el rey Fernando VII, es restituido a su legítimo trono. (2)

En ambas fechas se hicieron diferentes Proclamas en todos los reinos españoles. Quisiera presentar una de las muchas medallas que se hicieron para la ocasión de la segunda subida al trono en 1814. Proclama elaborada en México por el grabador José María Guerrero. (3)

Considero que es una medalla muy importante que queda atrapada entre dos épocas, ya que fue elaborada en plena independencia, mientras se forjaba la nación mexicana y al mismo tiempo la coronación de un monarca de un reino que en ese momento, ya no lo era. Incluso, Carlos Maria de Bustamante la menciona en su libro “Cuadro Histórico de la Revolución mexicana… Tomo tres; Carta tercera; Apartado primero: “Aspecto político de la América Mexicana de aquellos días”. Página 104 (4)

“Fundiéronse enormes esquilas para quebrar la cabeza a los enfermos, y aumentarles sus padecimientos en el lecho del dolor; acuñaronse medallas de todos los metales, en cuyo anverso se presentaba a Fernando VII sentado en el solio empuñando el cetro, la perfidia hollada a sus pies, y este lema: Subacta Perfidia. Feliciter Imperat, y en el reverso esta inscripción: Ferdinand.

ANVERSO
Grabado en donde se puede ver a Fernando VII sentado en el trono. En el respaldo se ven esculpidos los dos orbes, que representan el viejo y el nuevo mundo. En la cabeza ciñe un laurel, vestido con armadura y manto estilo romano, extendiendo hacia adelante el brazo derecho con un cetro en la mano. Con la mano izquierda señala a la Discordia o Envidia que yace vencida en el suelo con una serpiente en las manos.
Leyenda SUBACTA PERFIDIA FELICITER IMPERAT (Vencida la perfidia reina felicísimamente).
Firma el grabador José M. Guerrero

REVERSO
Leyenda FERDINANDO OPTIMO REGI SOLIO RESTITUTO CAPITULUM ECCLESIAE MEXICO 1814

Considero que es una medalla muy importante que queda atrapada entre dos épocas, ya que fue elaborada en plena independencia, mientras se forjaba la nación mexicana y al mismo tiempo la coronación de un monarca de un reino que en ese momento, ya no lo era. Incluso, Carlos Maria de Bustamante la menciona en su libro “Cuadro Histórico de la Revolución mexicana… Tomo tres; Carta tercera; Apartado primero: “Aspecto político de la América Mexicana de aquellos días”. Página 104 (4)

“Fundiéronse enormes esquilas para quebrar la cabeza a los enfermos, y aumentarles sus padecimientos en el lecho del dolor; acuñaronse medallas de todos los metales, en cuyo anverso se presentaba a Fernando VII sentado en el solio empuñando el cetro, la perfidia hollada a sus pies, y este lema: Subacta Perfidia. Feliciter Imperat, y en el reverso esta inscripción: Ferdinand.

Optimo Regi. Solio restituto. Capitulum Eclesiae Mexicanae. Beristain era el primero que la traía al cuello en señal de esclavitud.”

Catalogada con el número 1298, en el libro “Monetario Americano” (Ilustrado) de Alejandro de la Rosa en el año 1892 con un dibujo fiel en blanco y negro, como era usual en la época y ocho años después en el año 1900 también es catalogada por José Toribio Medina en su libro “Medallas coloniales hispano-americanas” con el número 75 esta vez con una fotografía.

Frank Grove por su parte, menciona 4 tipos diferentes en su libro “Medals of México” Volumen I de 1970, “Medals of the Spanish Kings” (Verde), con las nomenclaturas F-23 para el oro de la colección Pérez Maldonado, F-23a en Plata de la colección del Banco de México, F-23b Bronce dorado de la colección del Sr. Clyde Hubbard y la F-23c en Bronce, esta última de su propia colección. Grove hace referencia a la vez a la pieza de Toribio Medina antes mencionada con la acotación de que no marca la firma de grabador. Asumiendo que fue debido a un troquel débil, ya que la de Grove solamente se observa una parte del nombre.

En la Guía de la exhibición de monedas y medallas del museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec del año 1950, solamente se menciona con el número 983 y cito textual “A Fernando, el mejor de los Reyes, por su vuelta al trono, el cabildo Eclesiástico de México. Mexico D.F. 1814. Grabador: José M. Guerrero. Plata. Anverso y reverso. No describe el grabado, ni presenta dibujo ni fotografía.

Don José María Guerrero

Sobre el grabador de la medalla, sabemos que fue un prolífico autor de varias medallas de la transición del rey Fernando VII, hasta de Agustín de Iturbide, como lo hace constar Manuel Romero de Terreros en su muy interesante artículo, en donde apenas y menciona sin detalle la medalla en cuestión, solamente la alude con la mención casi idéntica a la de la guía de Chapultepec. En 1814 la del Cabildo Eclesiástico de la Capital, dedicada, según la leyenda en latín, a “Fernando, el mejor de los reyes, por su vuelta al trono”.

A continuación, me gustaría analizar a detalle el grabado de la medalla en sus partes para tratar de entender el mensaje que nos quiere transmitir el grabador.

La Discordia y la Envidia

De acuerdo a los estudiosos de la Iconografía Gravelot y Cochin quienes se basaron en el manual de Cesar Ripa, veremos a continuación el mensaje que podemos entender gracias a la iconografía.

Ellos nos presentan en su tratado llamado “Iconologie par figures, ou Traité complet des allegóries, emblemes”, traducida al castellano por el traductor decimonónico Luis G. Pastor, la siguiente descripción de la Discordia (página 76) (5):

“Divinidad malhechora que causa igualmente la ruina de los imperios y los desórdenes entre las familias. Se representa esta furia bajo el aspecto aterrador de Medusa, recorriendo los aires y derramando a su paso el veneno de sus horrorosas serpientes.”

Otro ejemplo de la iconografía más cercano a la imagen representada en la proclama es la de Envidia, la cual esta presentada semidesnuda, con los mismos atributos como lo son la cabeza de la Gorgona con serpientes en vez de pelo y los senos caídos. En la mano lleva una serpiente. En el antes citado libro de Gravelot y Cochin también encontramos su definición de la Envidia (Página 121) (5)

“Pasión horrorosa que deprime el mérito, la gloria y el talento, y que se goza en los males que ocasiona. La Envidia se pinta bajo las formas de una furia que se muerde los puños: está envuelta entre las roscas de una serpiente que le punza el corazón, y hace esfuerzos por contener a la Emulación en su carrera, para oponerse a su progreso.”

Otras representaciones de la Envidia a través de los siglos las podemos ver en los siguientes grabados, que conservan los mismos atributos que la caracterizan. Sobre todo, la que a continuación se detalla en la misma postura, doscientos años antes de que la medalla.

Grande malum invidia Otto Vaenius, Q.Horatii Flacci Emblemata (1612) (6)

Grabado de Jacob Mathan, dibujo de Henrik Goltzius (1587) (7)


El Rey

Los atributos del rey, en cambio, son los contrarios, es decir la antítesis de la envidia. Por lo que inmediatamente evoca las virtudes del monarca: el mérito, la gloria y el talento. Emulando a un emperador Romano, sus cualidades son el trono con los dos orbes (América y Europa), la toga romana, los laureles y el cetro, significan el poder.

Retrato de Fernando VII. Detalle óleo sobre lienzo de Vicente López Portaña, Col. Ayuntamiento de Valencia

 

 

Para poder admirar mejor esta obra, existe una reproducción en yeso (escayola) de gran tamaño en el Museo de Numismática del Estado de México en Toluca, donde se puede apreciar a detalle la mencionada pieza al principio del recorrido.

Por último, cabe mencionar que existe el libro titulado “Memoria de las medallas que mando acuñar y repartir el Dean y Cabildo de la Iglesia Metropolitana de México en acción de gracias por la restitución de Fernando Séptimo” en donde muestra detalladamente cada una de las medallas entregadas, así como los destinatarios en los diferentes metales en el siguiente orden, empezando por el Palacio Virreinal, El Palacio Arzobispal, La real Audiencia y otros Ministros, a los Eclesiásticos, Capitulares de otras Iglesias, Capellanes, Caballeros de la Real y distinguida Orden de Carlos tercero, Insigne Colegiata, Prelados, Ayuntamiento, Regidores, Real y Pontificia Universidad, Administración de Correos, Real Casa de Moneda, Real tribunal de Consulado, Real Consulado de Minería, Real Protomedicato, Real Tribunal de Cuentas, Tesorería General de Ejército y Real Hacienda, Dirección de Subrención temporal de guerra, Real Renta de Alcabalas, Real Renta del Tabaco, Real Lotería, Colegio de Abogados, Colegio de Escribanos Jefes Militares y a tres particulares de la Nueva España.


Sumando la cantidad de 6 piezas en Oro, 272 piezas en Plata y 262 piezas en Cobre. Así mismo para Europa, fueron enviadas a Roma y Madrid respectivamente. Sumando la cantidad de 25 piezas en Oro, 83 piezas en Plata y 113 piezas en Cobre. De las cuales el Papa Pio VII recibió 6 en oro, 12 en Plata y 12 en Cobre. Y a El Rey la misma cantidad en los mismos metales.

Museo de Numismática del Estado de México

Bibliografía de Referencia:
(1) http://www.scielo.br/pdf/vh/v23n38/v23n38a03.pdf
(2) http://www.artehistoria.com/v2/contextos/6909.htm
(3) https://www.cngcoins.com/Coin.aspx?CoinID=257328
(4) http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1080017737_C/1080017739_T3/1080017739_MA.PDF
(5) http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1080013688/1080013688.PDF
(6) http://www.analesiie.unam.mx/pdf/34_75-78.pdf
(7) http://lartte.sns.it/ripa/Iconologia_db/dettagli.php?idrecord=./ripa_img/1698/b/II,476(e).gif
(8) http://barzaj-jan.blogspot.mx/2015_04_01_archive.html

   
   
COMUNIDAD ....
PRINCIPAL
COLABORADORES
CONTACTO